Consejos para Comprar lentillas

Tanto si llevas tiempo utilizando lentillas, como si por primera vez te has animado a comprar lentillas, hay una serie de consejos básicos que te ayudarán a elegir las lentillas que mejor se adapten a tus necesidades.

El primer paso es tener claro qué uso vas a darle a tus lentillas, ya que en función de cómo vayas a utilizarlas, habrá productos que se ajustan mejor que otros a lo que necesitas.

En segundo lugar, lo más importante antes de comprar lentillas, es informarte adecuadamente sobre todas las variedades disponibles en el mercado, y sobre las ventajas de cada opción.

Vamos a hacer un breve repaso de las distintas opciones, y para que casos son más recomendables:

Lentillas blandas desechables.

Como su propia denominación indica, su principal característica es que son desechables, es decir, que cuentan con un tiempo máximo de uso que puede ir de 12 horas a 1 mes según el tipo.

Se sub-dividen básicamente en 4 categorías:

  • Diarias, con un tiempo de uso de hasta 12 horas y no se debe dormir con ellas.
  • Semanales, que permiten utilizarlas ininterrumpidamente durante unos 7 días, si bien algunos fabricantes recomiendan darles descanso cada 10 horas.
  • Quincenales o mensuales, similares a las semanales pero con una duración de hasta 30 días.
  • Cosméticas. Modifican el color del iris, y pueden o no tener algún tipo de graduación. Están presentes a su vez en modelos diarios, semanales, quincenales y mensuales.

Son sin duda la opción más adecuada para un uso esporádico, ya que a la hora de comprar lentillas resultan más baratas que las lentes de contacto de larga duración.

Para un uso habitual sin embargo resulta más económico comprar lentillas de larga duración, ya que a pesar de ser más caras, algunos modelos pueden durar hasta 2 años. Sin embargo, muchas personas que utilizan lentillas habitualmente prefieren comprar lentillas quincenales o mensuales desechables, porque requieren menor mantenimiento y cuidados, cada día estrenas lentillas y además es más sencillo adaptarse a su uso.

Lentillas blandas convencionales.

A diferencia de las lentillas desechables, tienen una duración mucho mayor, que ronda los 2 años para un uso de 8 horas diarias.

Son una buena alternativa para un uso habitual, ya que permiten comprar lentillas solamente cada 2 años, aunque requieren un adecuado mantenimiento para alcanzar su vida útil máxima. Además admiten graduaciones elevadas a las que no llegan las desechables.

Lentillas semirígidas.

Sus prestaciones son similares a las lentillas blandas convencionales, pero requieren un mantenimiento mayor y requieren cierto período de adaptación.

Son también recomendables para un uso habitual.

Los consejos ofrecidos en esta web son a titulo informativo,ante cualquier duda y/o problmea debes acudir al profesional sanitario y siempre debes seguir las indicaciones del profesional que adapte tus lentillas. Cualquier tipo de lentillas incluidas las de colores, deben ser adaptadas por un profesional cualificado.

Johnson and Johnson Cooper vision Bausch and Lomb